Sufrimiento que libera

Que quede claro, el amor no lo justifica todo, que sea el pretexto que se necesite para seguir en el camino equivocado, eso es otra cosa. En dónde se ha visto que, por amor te quedes sin dignidad, te sometas a la humillación, te escondas de la realidad, aceptes lo poco que te dan y además te hagan creer que es lo que te mereces. Cuando es amor, es fácil identificarlo, cuando no lo es, es difícil aceptarlo, pero no es imposible dejarlo. Podría listar un sin número de cosas para identificar el amor, simplemente porque las he vivido en la entrega que se me ha permitido. Para mi, existen dos tipos de sufrimiento, el que nos aprisiona y el que nos libera. Dejar ir a quien amamos porque dice lo que no hace, nos permite sufrir por un período de tiempo que en determinado plazo encuentra su fin, pero nos ofrece la libertad de conocer a quien nos ame de verdad, de soñar con aquello que siempre quisimos y que por poco nos hacen creer que no existe. Sin embargo, permanecer con quien nos quiere pero no ama la persona que somos, nos condena, cada día, nos somete a la hambruna emocional, nos hace raquíticos en el amor, luego decimos que estamos a dieta cuando no podemos explicar que ésa persona no esté cuando más lo necesitamos. No olviden que el corazón en cuestiones de amor, se parece mucho al estómago, cuando está acostumbrado a comer mucho, no se sacia con menos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.