Madre

Saludo a cada madre en esta tierra por su fortaleza, por su energía inagotable, por su convicción de amar, por su sí constante a cada petición que la vida le hace.
 
Todas son especiales, pero hoy quiero felicitar a:
 
Esa madre que se ha hecho padre desde el inicio en la vida de sus hijos, o a la mitad del camino.
 
Esa madre que en medio del abandono y con el corazón hecho trizas, ha decidido continuar para forjar en sus hijos el concepto de fortaleza que se necesita en esta vida.
 
Esa madre que ha tenido que afrontar un divorcio, para entender que aunque el padre se haga responsable económicamente, en casa ya no habrá con quien compartir horarios, labores, decisiones. Porque no es lo mismo un depósito en cuenta bancaria, que despertar a las 06.00a.m para alistar la lonchera, enviar al niño a la escuela, dejar el almuerzo preparado e ir a trabajar porque a veces el dinero no alcanza, menos cuando el padre empieza a ser padre de otros hijos adicionales.
 
Esa madre que intenta llevar una relación cordial con el padre que visita a su hijo cuando puede, cuando quiere. Que se muerde la lengua para no crear sentimientos negativos, para demostrarle a su niño que ella tiene autoridad moral para hablar del perdón.
 
Esa madre que ha vivido la infidelidad, pero que no tiene derecho a irse de la casa para rehacer la vida inmediatamente, porque tiene que quedarse a recoger todo lo que se ha roto para que sus hijos puedan caminar descalzos por toda la sala, para que no se corten desde el alma, para que no les pase nada.
 
Esa madre que poniendo su corazón en la maleta ha decidido marcharse, porque comprende que si se queda con quien la castiga, el concepto de amor que le está enseñando a sus hijos, es el concepto equivocado. 
 
Esa madre que reza todas las noches para que su hijo sea reconocido, para que el padre al menos lo llame, para que su padre no vuelva a mentirle diciéndole al niño que estará en su partido de básquet.
 
Esa madre con un niño al que la sociedad llama discapacitado, pero que está preparado para lo más importante en esta vida: amar.
 
¡Feliz día Madre!
 
¡Gracias por tu amor incondicional!