¿Quién entiende a quién?

Aun cuando el amor nos acompaña desde que nacemos en una infinidad de personas, en un suma de detalles, en el conocimiento y aceptación de la existencia de Dios. Llega un día en el que el corazón debe hacer espacio para uno más, por cuestiones lógicas, por cuestiones de distribución, sin embargo, no es de ése modo que sucede.
Cuando llega el amor de categoría especial, el que consideramos nuestra mitad antes de las heridas y el que se convierte en el que nos complementa después de ellas, simplemente porque comprendes que te falta lo que él aportaba pero que eso no es equivalente a la mitad y que jamás es la mitad, porque nadie podría vivir tanto tiempo sintiendo que está a medias. Si  él es bueno en algo, tú puedes serlo también, no se trata de ser mejores o iguales, se trata de descubrirnos todo el tiempo, a veces hace falta que nos abandonen porque mientras no hay necesidad no hay ganas de explorar. Y créeme cuando te digo que a veces dejamos que las personas nos mutilen innecesariamente.
Regresando al amor, no existe forma de saber si es real y es para siempre, ¿Cuándo lo descubrimos? Antes de morir o cercanos a ello, porque en el camino, las dificultades, las tentaciones, el facilismo se interponen, y quienes no han nacido para la lucha, se ven atrapados, no miden las consecuencias, se juegan lo real por un poco de ilusión y, cuando despiertan casi siempre, es muy tarde.
Entiendo bien que el proceso para iniciar una relación no siempre es el mismo, uno no sabe hasta que arriesga, a veces pierdes, a veces no. Porque podría ser que se inicie de forma inusual, saltándose etapas y termine siendo amor o podría ser que sea amor y termine convirtiéndose en algo descabellado. Aprendes que el tiempo es lo de menos, que las actitudes pueden aniquilar sentimientos o hacerlos eternos, que las personas jamás dicen lo que realmente sienten, que todos cuidamos de quienes somos de los modos en los que nos convienen (esto siempre es de nuestra absoluta responsabilidad).
Sucede que el amor se hace amor cuando menos lo esperas y a veces de las formas en las que siempre dijiste que no.
Todas las historias que giran a mi alrededor, todas tan diferentes, todas tan especiales, todas se han dado de formas poco naturales y todas siguen siendo hasta hoy, historias de amor. Y es que un amigo me decía, te decidiste a escribir sobre la vida y el amor, entonces tienes material para escribir eternamente!
Mario Down (Ex integrante del grupo Camila) dijo en una entrevista: “Cuando tenía 14 años me enamoré y entendí que era el amor, hoy tengo 30 y no sé qué es el amor”; ¿Te impresiona la ironía de los años y su relación con la experiencia? Pues en el amor eso no funciona. El único modo de evitar las heridas es jamás atreverte y eso es prudencia o cobardía, depende de los riesgos que implique, siempre los hay, pero siempre debes tener en cuenta que a veces son en mayor proporción e intensidad.
Y considerando que la verdad es un valor abstracto, que cada uno vive lo suyo como cierto, que correcto o no, es en lo que tú crees y punto. Basta preguntar a ex enamorados con rupturas dolorosas, cada una dirá lo que experimenta y jamás coincidirán.  En un divorcio en donde no hay mutuo acuerdo, el que no desea firmar acusará al otro de mil cosas menos aceptará que no hay amor o que no hay pasión o que no hay lo que necesitan que exista, porque no hacemos nuestras relaciones sobre los mismos requerimientos, tantos requisitos como personas existimos.
Entonces no importa cuanta distancia existe entre tu verdad y tus actitudes que la traicionan por espacios de tiempo, breves o más que temporales y menos que permanentes, de todas formas llegará el momento en el que deseas aferrarte a tu verdad otra vez. Sino dime cómo es posible que soñemos toda una vida un amor de cuento y empecemos por el sexo, mi verdad es una, la que he soñado desde siempre, pero mis actitudes la apuñalan sin compasión alguna, luego sucede que salimos del profundo hoyo en el que nos hemos sumergido y nos volvemos a aferrar a lo deseado, un amor eterno, jurando que no volveremos a empezar nada de forma similar. Así somos, contradictorios!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.