Abandono

Escribir es un Don que disfrutaría más si no existieran tantas historias inhumanas que contar. Podría evitarlo, podría ignorar las cosas que suceden en el mundo como hago cuando apago la tv apenas empiezan las noticias.

Lástima que mi sentir no se apague a control remoto, mi sentir sigue allí impotente, furioso, confundido, reclama razones a hombres desnaturalizados que abandonan a sus hijos, algunos sin siquiera conocerlos, entonces no se hacen los líos que me hago yo ¿Y qué me dices de aquellos niños que han crecido con sus padres y que un día tienen que verlos marcharse?

Niños que tienen que comprender que el amor entre sus padres se terminó, imagino que no entienden el final de algo que ellos mantienen intacto e intocable, porque su forma de amar a sus progenitores no se modifica con el divorcio, pero el divorcio a veces, modifica a las personas, más aún si ha sucedido bajo circunstancias dolorosas, entonces por herir al otro hieren al niño, no quieren saber de la esposa y se olvidan del hijo. Se obstinan por vengarse de ellas por no quedarse con ellos y viceversa, se hacen protagonistas de historias que ya tienen personajes principales, no se dan cuenta que se lastimarán hasta cansarse, hasta olvidar el modo romántico con el que solían verse y mientras tanto sus hijos habrán perdido oportunidades, habrán perdido cercanía y si todo sucede por tiempo prolongado entonces empezarán a ganar lo que no necesitan para vivir, como la sensación de abandono por ejemplo,  aprenderán también a defender sus sentimientos a través del ataque, del egoísmo exagerado con el que sus padres se vivieron por buen tiempo.

“Recuerdo a una niña feliz, orgullosa de su papá, sonriendo y bailando para él. Hoy pasa por cuadros depresivos porque su padre se fue con un divorcio y regresa por el hilo telefónico cada vez que la madre le recuerda que tiene una hija”

Daña a la madre que no aceptó seguir casada con él, la daña a través de SU hija, pero la daña de modo temporal hasta que ella se haga fuerte, sin embargo a su hija la daña de forma permanente.

“Recuerdo a una niña corriendo por las calles de la mano de su padre, aprendiendo a manejar bicicleta, despidiéndolo para ir al trabajo en donde conoció a alguien por quien dejó a su familia y entonces luego rehízo la vida, no la remodeló, no, la hizo toda otra vez y entonces nada del pasado está en su presente”

Su madre es una mujer fuerte que ha sabido lidiar con la adversidad, porque tenemos que aprender, porque llorar no soluciona nada y porque para hablar de fortaleza hay que intentar ser fuerte.

Es que no puedo creerlo, es que no lo asimilo. Observo a mi padre y no se me ocurre que podría sobrevivir sin alguno de nosotros. Mi padre podría haber sido un cobarde más, la vida le ha puesto a prueba y el siempre ha ido por su espada para iniciar la batalla.

El primogénito de mis padres, mi hermano mayor de quien aprendo todo el tiempo, porque los hermanos mayores siempre deben intentar ser ejemplo, es un niño con Síndrome Down, a quien amamos con el alma, por quien la tarea de ser padres primerizos les supuso doble, triple, cuádruple esfuerzo, más aún en una sociedad que en aquellos tiempos era más ignorante de lo que es hoy para comprender que no hay que hacer algo mal para que suceda el nacimiento de un niño que tiene un cromosoma que no se dividió, eso es, no hay más explicación.

Mi padre jamás dijo que no, podría haberse justificado, podría haberse marchado, podría haber hecho tantas cosas que hoy hacen algunos cobardes a quienes la vida se les ha dado de manera más sencilla.

Cobardes no por marcharse de casa, sino por no quedarse en la vida de sus hijos. Pueden irse del matrimonio si quieren, pero irse de todas partes no tiene disculpa. Los hijos no son una etapa, no son un ciclo de vida, no son una tendencia, no son una moda.

Señores los hijos somos para toda la vida!!

2 thoughts on “Abandono”

  1. Los hijos deben venir siempre que quieran los padres, no por accidente ni por presion… el divorcio no es la solucion, la convivencia en familia si es posible, siempre que cada uno ponga
    su grano de arena. Sobre todo aunque sea uno, padre o madre debe tener mucha paciencia. El interes de estar junto ya no es por la pareja sino por los niños… ellos son mas importante. El padre o madre deberia que sacrifircar quizas mas de lo normal con la finalidad de no dejar a los niños.

    1. El sacrificio es parte del amor, pero estar con alguien que ya no amamos o que nos ha lastimado es un precio que también pagan los hijos, no es sano, no es justo.
      El divorcio o la separación no son el problema, el problema es que después de eso los padres se desentiendan de los hijos, que hagan un presente sin ellos, allí radica la esencia del escrito.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.