Archivo de la categoría: Ego

EL PRINCIPITO

-¡Ah, -exclamó el rey al divisar al principito-, aquí tenemos un súbdito!

El principito se preguntó:

“¿Cómo es posible que me reconozca si nunca me ha visto?”

Ignoraba que para los reyes el mundo está muy simplificado. Todos los hombres son súbditos.

-Aproxímate para que te vea mejor -le dijo el rey, que estaba orgulloso de ser por fin el rey de alguien.


Cada vez que tengo un libro, es increíble lo mucho que tardo en terminar de leerlo, lo analizo, lo desgloso, lo re-leo, y me tomo el tiempo que a otras personas les podría alcanzar para leer dos libros o más. Y en realidad, me sucede con casi todo: cartas, e-mails, tarjetas, etc.

Estoy a la mitad del Principito, he escrito pequeñas cosas en mi Facebook personal, hasta que encontré el texto con el que inicio este post.

¿Por qué he decidido centrarme en este fragmento? Pues porque quizá me remonta a ciertas situaciones en las que las personas se enaltecen por cuestiones insignificantes.

Dudas que me abordan:

  1. Cuántas personas sintiéndose líderes porque tienen un seguidor o unos cuantos aduladores, menospreciando así a otros, creyendo que nadie tiene la capacidad de hacer lo que ellos hacen.
  2. Cuántas personas ufanándose de un título, de un cargo, de un puesto de trabajo, de un puesto de confianza, sin caer en cuenta, que todo aquello es temporal. Sin preguntarse ¿Qué me queda después de todo esto?
  3. Cuántas personas vacías y carentes de afecto, intentando alimentar el ego, tomando decisiones absurdas sobre otros, ejerciendo su poderío a través de la humillación.

Entonces ¿Se puede ser rey de un solo súbdito?

Y no estoy molesta, estoy llena de asombro ¿Cómo podemos sentirnos tan grandes en un universo que nos empequeñece?

Eres alguien conocido para cierta población o grupo humano, pero para alguna mitad del planeta simplemente eres inexistente. Y digo conocido, porque todos somos importantes en el medio en el que nos desenvolvemos, para las personas que nos aman, para las mascotas que cuidamos.

¡Todos somos! Y todos merecemos que nos miren y nos traten con respeto, pues subordinados o no, sentimos, soñamos, luchamos.

Me es imposible la indiferencia, tampoco me afecta en gran medida, solamente me hace reflexionar sobre nuestra razón de ser, de estar. ¿Cuál es el legado que deseamos dejar? ¿Quiénes y cómo deseamos que nos recuerden?

La autoridad no se proclama, se gana con coherencia, con justicia, sobre todo con argumento.

Pido porque nuestros dones y talentos, no sean usados para jactancia o vanagloria, sino para nuestro bien y el de los demás, porque: «Si eres fiel en lo poco, se te confiará mucho más». (Mat 25,21)

Y es que al final de la vida, nos queda la muerte, y deberíamos de forma consciente, llegar hacia ella, en paz.

¡Buena Semana!

Ego

Y el break de la semana, es hoy!

Hace par de semanas que tengo pendiente éste artículo, cuyo título original no me animé a escribir, aún me falta adaptarme a la transparencia literaria, poco a poco, como todo en la vida.

¿Haz notado que el “ego” (no en el exceso del significado) en ellos y en nosotras se maneja de diferentes formas, aspectos y en diversos escenarios?

Te cuento lo mío, lo que veo y escucho de ellos y luego me cuentas lo que piensas.

Si tengo que describirme, diría que soy una chica carismática, de personalidad interesante, entonces físicamente no estoy para participar en ningún desfile de belleza salvo se haga inter-familias, porque como hermanas y primas nos parecemos, entonces todas salimos ganando. Pero ¿porqué el preámbulo?, pues porque si hablamos de citas a mis 32 años, he salido (no seas prejucioso, salido del verbo: salir) con muchos chicos y no tan chicos (entre 28-50 años), quizá podría ser menos de 28 pero no, aunque los de 16 hoy en día se ven de 20 (no estoy disculpándome por si decido probar), lo comento porque cuando vamos a bailar, los niños nos llueven cual marejada, cuando les decimos que les doblamos la edad, solamente falta que nos digan que tenemos un pacto con el diablo. Quizá el maquillaje y los vestidos sexys ayudan a que nos confundan, eso que hoy en día es toda una competencia salir a la disco (y la ganadora del mini-puti vestido es….), no es envidia, una está conservadita, claro que si se trata de escotes, bueno, bueno, no hay que distraernos.

La conclusión del párrafo preliminar es que aún nos invitan a bailar, aún tenemos citas, aún parecemos interesantes y entonces nos llegan flores, nos coquetean, nos escriben cosas lindas, nos damos el lujo de escoger, nos damos el lujo de decir que no y hasta allí no hay problema, pero si lo dices, pegadita a la verdad, si lo afirmas con todo argumento, con toda autoridad, suena a que somos insoportablemente engreídas y que hay carencia de humildad, entonces para no parecer egocéntrica tenemos que decir algo así como: “Ay, ya quisiera que me miren así” o “Estoy sola porque no he conocido a alguien especial”. Pero si decimos: Estoy sola porque ahora no tengo tiempo (porque eso implica una relación) dicho de otra forma, porque no tengo ganas de invertirme en los tiempos de alguien y ser permisiva con los míos, entonces si lo digo, escuchas frases como: “Asu, que modesta”, “Tranquila, te botas” (aquí es una forma de decir que te acabas de echar la humildad en plena carretera a 200km/Hora). Y no se trata de eso, se trata de tener manifestaciones válidas y verificables, pero no, ellos no lo aceptan y los demás, no se lo creen.

Y ¿Qué hay de ellos?, te voy a decir qué es lo que los tiene y pone tan contentos: “su pene”, todo gira en torno a él, todo lo que tengan por decir en defensa de su hombría estará relacionado con sus artes amatorias, con lo maravillosos que son, nadie es mejor y todos tienen el mismo argumento.

Dile a su novia, lo guapa que está y ellos dirán: es que tengo buena mano (te preguntas ¿Qué carajos tiene que ver aquí su mano?)

Diles que tu amiga es lesbiana y te dirán: “es que no han conocido un verdadero macho”

Diles que estás soltera y que es porque tú quieres y te dirán: es que te falta un buen gallo (no tiene nada que ver con eso de gallina vieja da buen caldo)

Que si los pruebas no los dejas y hasta que calzan 45, entre otras cosas; pero todo apunta a una reafirmación de lo “maestros” que son.

¿Te das cuenta de la diferencia? Nosotras nos “vendemos” de la siguiente manera: “Mi mami me enseñó a cocinar desde los 14, yo cuidaba a mi hermanito cuando ella no estaba”, y son tan amables que nos dicen: ¿Sabías que al hombre se le conquista por el estómago no? Y ya para qué te digo que debes contestar si igual no lo vas a decir.

Lo que me cuestiona un poco, es que ellos afirman cosas que solamente ellos y sus “afortunadísimas” acompañantes pueden comprobar y es lo mismo que nada.

Pero, para no ser tildada de unilateral, me fue posible realizar algunas pequeñas entrevistas, no escribiré todo porque sería un escrito de 50 páginas, hasta clases de anatomía y sexología recibí, poco más y termino dibujando un pene, demasiada información para una simple pregunta: ¿Por qué todo el tiempo bromean con lo mismo? ¿Porqué no se lucen o marketean de otra manera?

Ellos dicen que aunque es gracioso, es la diferencia más grande que tienen frente a nosotras, que no se caracterizan por ser virtuosos como las mujeres, por ello es que no se venden de ése modo, aunque tengan cualidades interesantes, pero saben que en lo que TIENEN que ser buenos, aunque no cocinen, no laven, no hagan nada de lo que nos encantaría, lo único que no les perdonaríamos es que tampoco sepan hacer lo que les toca hacer.

Hay quienes me dijeron que aunque no somos las culpables, sus bromas han nacido por nosotras, porque hablamos del tamaño del pene, hablamos de los compañeros que hemos tenido y lo comparamos, que les decimos que son excelentes y como ellos nadie y cuando conocemos a alguien más, resulta que es mejor, entonces las bromas son una muestra de su  Inseguridad.

Que ellos miran más veces la entrepierna de otro hombre que nosotras, porque desean reafirmar que a ellos nos les va nada mal, pero entonces recordé en ése momento que algo de cierto debe tener porque hace unos días en la universidad, un compañero estaba absorto con la fotografía de “Guti Carrera” que se había filtrado a los medios y él decía: “Se pasó Guti, parece imposible de creer”, que es sinónimo de: “No había visto algo así y aún mirándolo es complicado de asimilar”

Bueno, de cualquier forma y por cualquier motivo, solamente me queda decirles: Que no es lo que buscamos, que sí nos gusta que venga en el pack promocional, pero que no es lo más importante, aunque no se descarta que para otras personas sí lo sea, pero es que ya sabemos que siempre va a depender de lo que buscamos en la vida, de lo que queremos.

Alguien más me habló de la pirámide de Maslow, me decía que las necesidades fisiológicas estaban en la base de la pirámide y que en la cúspide se encontraba todo aquello que estaba ligado a la autorrealización, y me preguntó: ¿Si tú buscas satisfacer tus necesidades últimas (trascendentales), qué te puede interesar alguien que sólo satisface tus necesidades básicas?

Así que,  a buen entendedor, pocas palabras!