Feliz Día Nuevo!

Es curioso como pensamos que se termina el año y se va con todo, que inicia uno lleno de novedades como si se tratara de borrón y cuenta nueva, pero siendo un poquito realista, todo sigue siendo una continuación de la vida.

Hoy es miércoles, mañana jueves, la vida jamás se detiene y todo lo que va pasando no desaparece.

Recuerdo que hace algunos años emprendí un negocio con un buen amigo y quebró,  él siempre preguntaba si todo lo que tenía de mi ex relación lo había regalado, que quizá me estaba trayendo mala suerte. Es curioso como las personas van creyendo que la vida es una ejecución de rituales o que la podemos ir afianzando en supersticiones.

¿De qué sirve que tengas una pata de conejo en la cartera si tu actuar diario es vergonzoso?

¿De qué sirve que le des la vuelta a la manzana con la maleta sino ahorras o devuelves cualquier trabajo que encuentras?

Hay una frase que dice que si deseas algo en la vida entonces debes ir detrás de ello.

La vida es más que buena suerte, la vida se sostiene en el quehacer continuo, en las buenas y en las malas acciones, en el temor de Dios, en creer firmemente que todo lo que hacemos tiene consecuencias, que no necesitamos de un nuevo año para creer que vamos a empezar de nuevo,  ¿Qué tal y si cada día nos deseamos un Feliz Día Nuevo en lugar de un Feliz Año Nuevo?

No podemos forzar a nadie a creer en Dios, pero tampoco podemos negar que hay alguien que tiene el poder de dar a cada quien lo que merece, de bendecirnos y de aleccionarnos, quien no lo acepte pues vivirá como quiera, haciendo lo que le venga en gana, sin miramientos, sin consciencia y bueno terminará así también, sin nada.

¿Qué define que un año sea bueno o no? Pues tu actitud, tus acciones y la confianza de que todo lo bueno siempre tiene recompensa, que Dios es justo y misericordioso.

Para quienes sienten que el año fue fabuloso, pues agradecerle mucho al creador por habernos concedido salud para hacer el camino que deseábamos hacer.

Para quienes sienten que el año no fue el que esperaban, entonces hay que hacer un poquito de reflexión:

  1. Quizá aún no era tiempo, puede que no estemos preparados o puede que nos falte esforzarnos un poco más.
  2. Quizá no hemos seguido las flechas y los atajos nos han llevado más tiempo o lo que es peor, nos hemos extraviado de camino.
  3. Quizá nos falta fe para observar todo lo bueno, porque TODOS tenemos momentos especiales, familiares que nos aman, amigos con un millón de detalles, pero pensamos más en aquellos que nos lastiman, le dedicamos más tiempo a los lamentos, nos aferramos a la cama como si ella tuviese la capacidad de brindarnos consuelo, dice una gran amiga, que los tiempos son más sencillos cuando hay consolación, pero que en ausencia de ella, el tiempo se hace difícil.

No le reclames nada al 2014, los 365 días han sido absolutamente tuyos, días en los que hiciste o dejaste de hacer.

Mañana empieza un nuevo conteo, yo creo que por cuestiones de orden, de determinar tiempos, de marcar momentos, pero no hablemos de nuevos comienzos porque hay quienes están en la mitad de algo, de nacer por ejemplo, para ellos cada día es un día de crecimiento, un día de estar en el seno materno, de sentir, de respirar, de vivir.  Sus 4 o 5 meses siguen siendo los mismos y enero será el mes que sigue, no hay nada nuevo, ellos siguen allí, evolucionando.

Y en realidad el tiempo sirve para eso, para evolucionar, crecer, mejorar, no para sentir que nuestros buenos deseos nos hacen mejores personas, en realidad seguimos siendo los mismos, imagina si por cada año nosotros experimentáramos un cambio, ya no sabríamos ni quiénes somos.

Hoy toca marcar nuevos objetivos, nuevos sueños, nuevas metas, nuevas intenciones de vida, pero que eso no nos haga olvidar que hay cosas inconclusas, que tenemos cuestiones personales por resolver, que las obligaciones laborales de hoy nos han fijado compromisos para el mañana, que las deudas bancarias estarán intactas cuando despiertes, es más, serás más pobre que hoy porque todo es tan costoso en todos lados.

Lo único que digo es que de nada sirve que el calendario empiece de nuevo si nosotros seguimos siendo los mismos y que llegará el 2016 lleno de quejas si no hay un cambio de actitud frente a la vida.

No soy pesimista, quienes me leen y sobre todo quienes me conocen, saben que veo la vida de la mejor forma, que hoy tengo la rodilla color arco iris y el labio inflamado, que es momento de agradecer que no tengo novio sino no podría besarlo a media noche, entonces de eso se trata la vida, de tomarla con humor y sobre todo, de rescatar lo bueno de cada circunstancia.

Que los años son una suma de días en los que puedes hacer la diferencia frente al mundo y que no hay forma de recuperarlos, que no hay edad para hacer lo que se quiere, que no hay límites si todo está dentro de la voluntad de Dios.

Feliz Día Nuevo!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.