Finanzas

Un taco de pos-it contiene la lista de todos los títulos de los artículos por escribir, por desarrollar, por crear. Entonces me paso la semana pensando en el día que debo sentarme a hacerlo, y aunque quizá ya no sea tan natural como hoy, lo maravilloso es que en resumidas cuentas me gusta escribir, la diferencia radica en mi compromiso con el blog, porque cuando hice éste espacio para nosotr@s, pensaba en un lugar especial, en donde a éstas alturas menos de la mitad sabe quién soy y los demás, es probable alguna vez lo lleguen a saber.
Viajar es algo que a muchos les gusta, por lo menos a mí, me fascina, sobre todo porque en los viajes es cuando mi mente se encandila con todo lo que ve, es increíble como cualquier escena se puede convertir en una historia, sin embargo, mi vieja laptop no resiste más de 30 minutos encendida, como todo en la vida, el tiempo se ha llevado ciertas características. Hace mucho no me acompaña, necesito reemplazarla y tampoco me es posible ahora.
He canjeado  escribir por leer, de ése modo mi mente no deja de soñar e imaginar, espacios ajenos pero interesantes, cada libro te regala conocimiento sobre las diversas perspectivas que tienen las personas sobre la vida.
Comprar un MP3 o MP4 es otra opción para un viaje largo, pero hoy tampoco puedo comprarlo. Yo que hablo de las oportunidades y que realmente me molesta dejarlas pasar, porque cada una es irrepetible y si acaso se vuelva a presentar, jamás será bajo la misma forma, entonces cada cosa en el tiempo que se presenta. Caso contrario no estaría llevando un diplomado, una maestría, el blog, el trabajo y ahora mismo mi frustración por tener que reconocer que a veces el dinero adquiere cierta importancia que muchas veces le niego, porque en un mundo en donde casi todo tiene precio, disfrutar de lo que es gratis se ha convertido en todo un reto, motivo por el cual al dinero todo el tiempo intento restarle protagonismo.
A veces incluso las personas creen que tengo más dinero del que percibo, pues en poco tiempo me pueden ver en tantos lugares, pero en realidad todo se intenta aprovechar a un costo de oportunidad, porque son pasajes comprados con muchos meses de anticipación, buenos amigos con y como contactos, no ambicionar estar en lugares en donde la vida te pone y sin pensar, estás allí, en el hotel 5 estrellas que no pagaste, bailando zamba en Río de Janeiro y al regreso a pagar el precio con intereses, o quizá y simplemente, sentarte meses a esperar para que el pasaje en promoción se pueda usar.
Entonces se necesita dinero, claro que sí, a veces se tiene a veces no, pero lo terrible es no tenerlo cuando realmente se necesita, que calamidad.
Existen cosas a las que uno puede renunciar, como ir a la disco, comer en buenos lugares pero costosos, porque hay buenos y muy baratos, pasar por los escaparates y sentir su solidaridad al cerrar justo cuando ibas a entrar, sonreírle a los maniquís y comprender que ellos te invitan a seguir de largo, eso no es complicado, pero que digan te puedo vender esto a mitad de precio y no tener ni para un 1/8 de eso, eso ni siquiera lo puedo describir.
Hace medio año, mi remuneración era el doble de lo que hoy es, pero mi vida era sinónimo de trabajo y antónimo de amigos, la responsabilidad que asumí me dio dinero, comodidades, comprar lo que deseaba fácilmente, tú me entiendes;  pero mira si era un lujo visitar a mi familia, compartir con mis amigos y disfrutar un domingo era lo mejor que podía conseguir en una semana ajetreada. Pensaba constantemente en cambiar de trabajo porque el dinero no me compensaba lo que me estaba perdiendo, no pude estar en fechas especiales, en las fotos era notoria mi ausencia y las visitas me quedaban cortas incluso para el más breve resumen cada 4 o 5 meses.
Y Dios que es bueno, me ofreció cambiar de trabajo y vamos, que dije que sí, era la mitad de lo que ganaba pero la otra mitad lo canjeé por visitas de fin de semana a mis padres, hermanos, amigos. Por nuevas fotos al álbum, por tiempo para escribir, para estudiar, para hacer nuevas experiencias y como plus, nuevos amigos. Pero la vida que es defectuosa por naturaleza, me dijo que tenía que empezar a ejercitarme en el arte de estirar el dinero, no me es desconocido semejante menester, pero vaya que me había desacostumbrado a ello.
Al final de cuentas y en resumen, en la vida todo es un canje porque no somos omnipresentes, estar en un lugar lógicamente implica no estar en otro, elegir a una persona, un espacio, un momento, etc. Todo implica tener una cosa y otra no.
Y para terminar, te voy a contar lo mejor de escribir en días como hoy, en donde te asaltan las ganas y te impulsa la impotencia. Hoy es como cuando mi madre me decía: “Estudia la tabla de multiplicar que más tarde te voy a tomar la lección, otro día te cuento que pasaba cuando no alcanzabas las expectativas de mi madre, el punto aquí es que, aprenderla implica que tenemos que repetir y repetir tantas veces sean necesarias y memorizarla,  y luego ya te sabes la canción mundial del “Dos por dos, cuatro; tres por tres, nueve”. Así exactamente así, me siento ahora, leer una y otra vez lo que he escrito para memorizar que por éstos tiempos ya no me alcanza para todo, que he canjeado el dinero por tiempo y mi tiempo por conocimientos, y que espero que en breve, los conocimientos se vuelvan a convertir en dinero otra vez.

2 thoughts on “Finanzas”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.