La fragilidad ha conquistado el mundo

La fragilidad ha conquistado el mundo, todo se rompe con tanta facilidad: las relaciones, el compromiso, las promesas, los sueños, las convicciones, la fe.

Me he preguntado por estos días ¿qué haré con toda la fuerza que existe en mi corazón? ¿Debo reprimirla para no asustar a los demás o debo permitirme ser quien soy y quedarme con quien resista semejante explosión?

¿Qué hacemos las personas fuertes en un mundo de cristal? ¿Resistir, avanzar y seguir confiando aunque todo se siga rompiendo a nuestro paso y en nuestro interior?

Las personas no se dejan abrazar por miedo a quebrarse en nuestros brazos, ya no creen en el amor aunque lo sigan soñando, aunque inconscientemente lo sigan buscando.

¡El mundo está al revés! El odio no tiene límites y sin embargo, el amor está mutilado. La delicadeza no se usa para amar, se usa para disimular sentimientos, así nadie se siente seguro, así nadie se aprovecha de lo que siento.

Hemos aprendido a mirar el amor con miedo, porque nos hemos hecho a la idea de que el día menos pensado puede lastimarnos, o lo que es peor, puede abandonarnos. No comprendemos que cuando las personas se van, se llevan sus promesas, sus palabras y lo que hemos entregado en la relación, pero no es posible que se lleven todo lo que soy, ni todo mi amor, porque soy  manantial, un manantial que desemboca en muchas personas, y si una de ellas decide no alimentarse más de lo que soy, pues debo seguir fluyendo, algún día, alguna vez llegará quien tenga sed de lo que soy, un ser de amor, de luz, de paz.

No encuentro razón para caminar de puntillas en el amor por miedo a que se fragmente, o de acariciarnos el alma en silencio mientras nos desborda todo lo que llevamos dentro. No encuentro razón para que el mundo le pertenezca a quienes lo rompen todo sin intención de reparar nada, dejándonos un camino lleno de desconsuelo a los que sí estamos dispuestos, a los que sí queremos porque podemos.

Cuando hay convicción en el espíritu entonces el mundo ya no es de los demás, es nuestro. Y los fantasmas que nos dejan las relaciones del pasado o las historias de amores ajenos, no deben asustarnos, frenarnos o negarnos oportunidades con las que siempre hemos soñado.

No es tan sencillo, para mí tampoco lo ha sido. Pero sigo creyendo y avanzando, porque te das cuenta que el mundo requiere personas con empuje, con fortaleza, con ganas de amar.

Recuerdo subir una montaña que está sobre los 5,000 msnm, era preciso caminar aproximadamente 3 horas y el camino era sumamente empinado, entonces vi a muchos pobladores alquilando sus caballos para ahorrarles a las personas la caminata, el precio eran 3 noches de alojamiento (para mí), entonces decidí caminar, de pronto empezó a llover y a granizar, la temperatura bajó y mi paso se hizo más lento. A medida que avanzaba los caballos resbalan y caían, las personas empezaron a golpearse y me asusté”.

Eso sucede cuando decidimos amar, tomamos decisiones, nadie sabe cuál es la mejor opción. Una amiga me preguntaba ¿cómo sabes? Y le decía: No sabes, nunca sabes. Solamente el tiempo y el día a día va a mostrarte si las elecciones han sido correctas, tú solamente camina, avanza y no importa a cuántas personas veas resbalar y caer, recuerda, los medios que usamos para amar son todos diferentes, no todo funciona con todos porque no todos quieren lo mismo, pero confía en lo que estás haciendo y aunque en algún momento el camino se torne difícil, no abandones, resbalar está bien, pero caer y lastimarse precisa preguntarse ¿quiero continuar con la misma elección o es el momento de elegir algo diferente?

En un mundo en donde todo se rompe, es necesario que las personas resistan, porque si todo se debilita, quién va a ayudar a reconstruir los puentes a la confianza, o la apuesta por el amor.

Debemos saber que mientras estemos dispuestos a amar, también estamos expuestos al sufrimiento, pero que el camino está hecho de decisiones, entonces cuando el amor empieza a doler,  hay que bajarse del caballo y empezar a caminar.

¡Fuerza!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.