¡No te cases!

Amiga mía, bueno, quizá no tan mía:

El que usted esté comprometida no quiere decir que esté casada, puede que suene negativo lo que le digo pero en realidad es un modo de hacerle ver que aún está a tiempo, que aún puede decir que NO si las razones de su SÍ son las siguientes:

1. Tantos años juntos, el matrimonio es lo que sigue, es lo que toca hacer. Déjeme decirle que lo único que le toca a usted en esta vida de forma obligatoria es ser feliz, todo lo demás es voluntario.

2. ¿Que nadie la conoce mejor que él? Oiga, usted no es un mapa, usted siempre tendrá algo nuevo para conquistar el mundo.

3. ¿Qué tiene pereza de empezar una relación otra vez? Sencillo, ahorre y vaya a la Isla Bora Bora y relájese un poco, luego regrese y reconstruya los ideales de vida, verá que no son los mismos que tenía cuando se fue.

4. ¿Qué siempre ha soñado con casarse? Sí mamita pero no con dudas, no con miedos, no con ese que le fue infiel y le hizo creer que se equivocó. Porque no puede ser un error si se tiene tiempo para pensar, si se sabe que no es correcto, si se conoce las consecuencias, eso no es sinónimo de ser “humano”, eso es sinónimo de “no te respeto”, en todo caso, sepa usted que después de eso hay más riesgos que apostarle a un caballo de carrera cojo.

5. ¿Cómo se lo dices a tus padres? Con el corazón en la boca. No es fácil, no claro que no, pero ya tendrás una experiencia de vida para cuando tengas que afrontar conversaciones más complicadas. Además, recuerda, las penas son pasajeras.

6. ¿Cómo se lo dices a tus amigos? Ya, no seas melodramática, no tienes que decirles nada, el silencio lo dirá por ti.

Recuerda: Si tienes una pequeña duda en el interior, hay que examinarla, puede que esconda una gran interrogante, una que no tenga respuesta o que la tenga y no te convenza.  Si es así, no te cases.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.