Vargas Llosa

Un nuevo amor

He leído la carta que nunca escribió Mario Vargas Llosa y pienso en aquellas cosas que los padres no consideran cuando deciden “vivir su vida” sin que les importe el resto de la familia, tienen derecho claro que sí, para ser feliz no tienes que ser soltero, el estado civil es irrelevante. Sin embargo he de apoyarme en la famosa frase “Dios perdona el pecado pero no el escándalo”, no está en la biblia, es tan criolla como cualquier otra frase pero sirve para darse una idea de lo que deseo expresar aquí.

Hace poco una amiga que no era mi amiga hasta que le llegaron días de desolación (dramatizando), solo porque se le ocurrió escuchar el trajinado palabrerío de un compañero de oficina, no sé si ella no pudo ver el tatuaje de su nuca que claramente decía “inmaduro emocional”, ahora ella usa lentes. Bueno, ¿Qué tiene que ver esta introducción con Mario Vargas Llosa? Calma, calma, todo en la vida tiene un motivo.

Ellos (mis compañeros de trabajo) iniciaron una relación, relación que solamente constatamos cuando se terminó, antes de eso, todo era un cuestionamiento ¿Son enamorados o no?, porque “no eran expresivos”, “no les gustaba publicar su vida íntima en las redes sociales” y todo aquello en lo que creemos simplemente porque lo dicen ellos.

Luego nos enteramos que él usó esa treta de “hay que darnos un tiempo”, eso de “estoy confundido” que es igual a “no tengo los huevos para decirte las cosas tal cual”, pero obvio, cuando se les descubre el nuevo romance ellos alegan que no te querían herir y luego imitan una escena de novela turca diciendo “¿qué querías, que te engañe?”, y le entregas la estatuilla al hombre más honesto del mundo! Claro, entrégale la estatuilla amarrada a un par de granadas de guerra, es lo menos que puedes hacer por él, ayudarlo a “explosionar” de la emoción. Hombres, tan buenos e incomprendidos.

Voy a exagerar un poco al afirmar que transcurrió un mes (2 días) y él se ilusionó nuevamente, las fotos en las redes sociales aparecieron, “conocimos al nuevo amor” y criticamos la forma poco delicada de decirle a nuestra amiga “no eras tú, lo siento”, nadie decía nada, pero creo que todos pensábamos lo mismo: “patán”.

Cierto día me lo cruce en el pasillo de la oficina, el tema salió a la vista y me dice “es que las cosas suceden”; nadie dice que no, el tiempo para conocer personas especiales, el momento para conocer al amor de tu vida no es adecuado o inadecuado, es el momento oportuno y listo. Pero, lo que hagas a partir de ese momento sí es tu responsabilidad, porque cuando te enamoras pierdes un poco de cordura, pero no tiene nada que ver con perder el sentido común.

Entonces, hablando de Mario me parece bien que al margen de los años de matrimonio, si conoces al “verdadero” amor o algo por el estilo (otro día escribo sobre esto), no existe motivo para dejarlo ir, pero todo en la vida tiene un orden, él es una persona pública, todo el tiempo está en el ojo de los periodistas, entonces un comunicado de prensa no le habría venido mal, sobre todo en favor de la Sra. Patricia, así ella no tendría que aclarar nada respecto a las últimas noticias.

Se olvidó del comunicado o le valió madre, entonces soy un poquito coherente y no asisto a un compromiso por muy amical que sea para conmemorar mis 50 años de matrimonio (según Twitter de su nuera), porque si somos amigos cualquier día nos reunimos para hablar de cualquier cosa, o bueno, me llamas y me dices “un día como hoy nos casamos, lástima que las cosas no superaron el tiempo” (claro, a mí no me llames porque te pongo el auricular de sombrero) pero en ciertas clases sociales las apariencias, son las apariencias.

El nuevo amor de Mario no tiene culpa de nada (asumiendo que él está separado), sencillamente porque ella es viuda, entonces se merece que la luzcan, que la tomen de la mano, de la cintura; porque el amor se vive en libertad, a menos que él le hubiese explicado que aún no es el momento y ella, como la mujer inteligente que es, lo habría entendido y claro, pero por supuesto, le habría dado un plazo para “guardar luto” para que la prensa haga el duelo, el velorio y el entierro.

Ay! Hombres que se desviven por demostrar a una el amor que un día sintieron por otra y así sucesivamente. No existe “tiempo apropiado” para enamorarse, pero existen “actitudes apropiadas” para publicitarlo, para darlo a conocer.

¿No tienes nada con tu ex? ¿Pero está sufriendo? Entonces ¿Para que vas a poner el dedo en la herida? Y si está contento (ya no le importas) ¿Para que vas a exhibirte con una relación que para él será sinónimo de despecho? Así es, con nada estará contento, entonces como todo en la vida, tiempo al tiempo.

Entiendo perfectamente que en el tema de “relaciones” todo es muy complicado, pero siempre hay que “intentar hacer las cosas bien”, recuerda que todo en la vida es un boomerang que un día regresa y sin querer te corta la oreja, entonces la persona a la que dejaste sin pudor alguno, se vestirá de torero y lucirá su rabo y tu oreja como sinónimo de triunfo (repito, sin pudor alguno, porque para matar animales hay que ser “desvergonzado”, siendo delicada).

En fin, todos tenemos una vida que a pocos (o a nadie) le importa, pero cuando tomes decisiones que van a repercutir en el seno familiar, pues pasa por el mercado y compra pinzas, así tomas con delicadeza todo lo que sucede alrededor y lo pones a buen recaudo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.