Quizá no sea él, pero es a él a quien yo quiero

Ya me he resignado a no tenerlo, a verlo pasar, a verlo sonreír aunque no sea para mí.
He comprendido que tengo que hacer la vida con alguien más algún día, y algún día no llega.
Con él pierdo la voluntad, no quiero, pero sucede.
Lo he evitado después de tanto tiempo y después de tanto tiempo he vuelto a verlo, con eso he descubierto que todo lo que siento sigue allí, no muere, al contrario, resucita cada vez que quiere.
Me inspira ternura, me inspira cariño, me inspira cuidarlo y dice que no.
Lo he liberado y sin embargo,  sigo encadenada.
Hay quienes me dicen que quizá con el tiempo, yo creo que no, y llega el día en el que lo vuelvo a ver y todo lo que creo no sirve.
No importa a donde vaya, su recuerdo me persigue, lo encadeno en algún lugar pero de nada sirve, se suelta y me alcanza, jamás le digo que no, después de todo es todo lo que me queda de él.
Existen, existieron y existirán momentos únicos, exclusivos y repetitivos con él e irrepetibles con otros.
Con él me pierdo y en él me hallo, es bueno saberlo, así recuerdo que tengo que buscar otras modos de encontrarme.


Carta a un amor que no fue amor.

One thought on “Quizá no sea él, pero es a él a quien yo quiero”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.