¡Suelta!

¡Suelta!
Aunque cueste, aunque no sea fácil.
A pesar de los miedos o de los prejuicios.
A pesar de las circunstancias, aunque nada sea propicio.
¡Suelta!
No importa que ames, si no te aman no te quedes.
Si te mienten, no te quieren.
Si se cansan de ti, aligera su carga y míralos partir.
Llora, grita y cuando pase la tormenta, extiende las alas y vuela.
¡Suelta!
Pero suelta de verdad, con todas las ganas que tienes de ser feliz, con esas ganas deja ir todo lo que no te permite sonreír.
Que este tiempo sea para morir al sufrimiento, a los días grises, a los lamentos.
Y luego, aunque no te tome tres días, despertarás a una nueva vida, a una nueva esperanza, quizá a un nuevo amor.
Pero primero, suelta.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.